4 CONSEJOS PARA REALIZAR UNA DIETA SALUDABLE

Pensando como entrenador, docente y testigo de cómo el fitness ha sido y ha ido evolucionando alrededor del mundo, puedo decir que: “Si el amor propio y aceptación no es prioridad, entonces lo será cualquier cosa o producto que nos quieran vender”.

En este artículo daremos unos consejos relacionados con el tema nutricional de acuerdo a los objetivos y metas propuestas.

 

Para iniciar un proceso de cambio en hábitos saludables, debemos tener en cuenta que el objetivo ha de ser claro y concreto; ya que estos en muchas ocasiones éste se basa de acuerdo a la moda o la tendencia que exista en un momento en particular, desconociendo el grado de esfuerzo y dedicación que se requiere. Inclusive, en algunos casos, por cuestiones genéticas es casi imposible de realizar.

Por todo lo anterior daremos algunos tips o consejos para realizar una dieta buena y saludable.

 

1) Realizar los 3 pasos principales para iniciar un plan nutricional

  • Evaluación antropométrica

Una antropometría consiste en la toma de pliegues (de grasa) llamada adipometría por medio de la cual determinamos el porcentaje graso.

 

Volumetría. Con la ayuda de la cinta métrica, de una báscula, de un tallímetro (que se usa para medir la estatura) y justo lo que vimos en el paso anterior; podemos determinar el tipo de cuerpo y su genética. Por ejemplo, sabremos si es más propenso a subir de peso en grasa, a ser delgado, o a ser atlético musculoso; además de conocer otros indicadores como viene siendo el tipo de obesidad. De esta manera se ayuda a determinar que tipo de ejercicios son los adecuados para el cliente.

 

  • Evaluación bioquímica

Se trata de un examen mediante el cual establecemos si los índices de colesterol, de glicemia, de globulos rojos, entre otros indicadores, son adecuados para el ajuste dietario.

 

  • Evaluación clínica

Consta de una serie de etapas. En la primera se realiza una entrevista que se conoce como anamnesis y, posteriormente, a través de pruebas, se determinan los factores de riesgo que puedan ser limitantes para lograr el objetivo. Luego se realizan los protocolos de evaluación requeridos, como la toma de la presión arterial, la frecuencia cardíaca entre otros signos y síntomas.

Otros factores que incrementan el riesgo son los hábitos de vida. Por ejemplo si fuma, y qué cantidad de cigarrillos se fuma; las horas de sueño, la cantidad de comida que se ingiere en un día, si se consume alcohol u otras sustancias psicoactivas; el nivel de estrés y sus consecuencias, etc.

 

 

2) Determinar el gasto calórico diario a partir de la tasa metabólica basal, actividad diaria y el gasto por entrenamiento.

 

La Tasa Metabólica Basal o TMB es una fórmula con constantes y variables que determinan la cantidad de kilocalorías que necesita un individuo para sus funciones vitales. Luego, se busca el factor de actividad de acuerdo al oficio que desempeña la persona. Por último, a través de tablas, establecemos el gasto calórico por entrenamiento. Se da el porcentaje positivo si es para aumentar de peso, o negativo si es para reducir porcentaje graso.

3) Restringir el consumo de azúcar refinada, comida de paquete y mejorar la calidad de las proteínas

4) No eliminar los carbohidratos del todo

Si se hace, se verán afectados muchos sistemas orgánicos empezando por el cerebro, los niveles de glucosa y las descompensaciones que todo ello acarrea, por ejemplo la aparición de agotamiento físico y por ende baja productividad, reducción de masa muscular, descalcificación ósea y muchos otros problemas de salud.

 


Con estos 4 consejos tenemos para empezar. Próximamente seguiremos publicando artículos referentes a consejos para las dietas. Permanece atento.

¡Salud y que aproveche!